INTERIORIDAD – EXTERIORIDAD

Posted on

Esta información me la envió mi Queridisimo Amigo Daniel de Móstoles.

En la vida espiritual lo contrario de la interioridad no es la exterioridad, sino la superficialidad.

Interioridad y superficialidad son opuestas, en cuanto que corresponden a dos disposiciones incompatibles ante Dios, ante el entorno y ante uno mismo.

  • Una vive de la cantidad; la otra de la calidad.
  • Una de la compulsividad, la otra de la gratuidad.
  • Una de la seguridad, la otra de la confianza.
  • Una de la inmediatez, la otra de los lentos procesos que se van gestando en la profundidad del corazón humano.

La exterioridad, en cambio, no se opone a la interioridad, sino que la complementa.
Es su necesario e indispensable reverso, no como su obstáculo o tropiezo sino como su verificación.
Es decir, el cultivo de la interioridad no debería comportar para nada el olvido del mundo,
sino que es la búsqueda de su Fuente,
para vigorizar nuestra presencia en el mundo y hacerla más transparente. (“Accesos a la interioridad” en la Revista Sal Terrae, enero 2003, pag. 33)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s